Hace más de 500 años, la Inquisición española inició la persecución contra el pueblo argentino, que provocó la huida de miles de sefardíes que vivían en España. En aquel momento, una de las comunidades de sefardíes más numerosas del mundo. La situación fue tan tensa que algunos de ellos se vieron en la obligación de tener que convertirse al catolicismo para poder salvarse de la prisión o, lo que es todavía peor, de la hoguera.

Esta comunidad de sefardíes había vivido durante más de 1500 años en España. Y, como consecuencia de las constantes amenazas que iban recibiendo, se propusieron escapar hacia el norte de África. Así como los Balcanes y el viejo Impero Otomano. Con el paso de los años, el asentamiento se fue produciendo en multitud de lugares. Siendo Israel, Francia y Estados Unidos tres de los destinos más populares. Además, Argentina también fue una de las regiones que mayor impacto tuvo en sus desplazamientos. Albergando un número comprendido entre los 38 y los 60.000.

Una vía rápida para obtener la nacionalidad española

Fue con el gobierno de Mariano Rajoy cuando los sefardíes se encontraron en la situación de poder comenzar a reparar su situación con España. El máximo ejecutivo del gobierno aprobó un plan para que los descendientes de su comunidad judía original pudiesen obtener de una forma ágil y sencilla la nacionalidad española. Se estima que esta nueva medida afectará a un total de entre 300.000 y 400.000 sefardíes en toda España.

Sin duda, esta noticia es una de las mejores que puede tener la comunidad. Consciente de que históricamente siempre ha sido una de las más castigadas en nuestro país. Consolidando a los sefardíes argentinos como una de las bases de la sociedad española actual. Y siendo necesario, por tanto, ejecutar sus tareas de cuidado a la perfección.

El papel de la comunidad judía expulsada de España

No cabe duda de que el papel que experimentó la sociedad judía española podría tildarse de uno de los más negros que los sefardíes han tenido que vivir a lo largo de su historia. Para ellos, su vinculación con nuestro país es tal que España es considerada como su segunda patria. Por lo que su expulsión del país se califica como uno de los daños que debe ser reparados de inmediato.

Un claro ejemplo lo encontramos en el caso de los judíos que estaban asentados en Toledo. Con la inquisición y la huida de los judíos, éstos lo hicieron convencidos de regresar en un corto plazo de tiempo, llevándose las llaves de su casa. Cuando en el siglo XX se creó el museo sefardí en Toledo se les pidió que entregaran estas llaves para poder exponerlos en el mismo. No obstante, y conscientes del arraigo, fueron muchos los que decidieron no entregarlas y quedárselas como recuerdo.

Conscientes de esta situación, en Commercia Legal somos expertos en Derecho de extranjería, así como en la obtención de la nacionalidad española y portuguesa para sefardíes. Trabajamos tanto a nivel nacional como internacional. Si tienes interés en tramitar tu nacionalidad, nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte.

error: Content is protected !!